Actividades y juegos para mejorar la atención

La atención es clave para el aprendizaje de los niños y cuando están en edad escolar es un factor determinante para alcanzar un buen rendimiento, ya que deben ser capaces de mantener el foco de atención durante el tiempo necesario para que su cerebro pueda “absorber” los conocimientos impartidos por los maestros.

El nivel de atención se va desarrollando con los años y también puede fomentarse con un poco de entrenamiento. En este sentido, algunas actividades y juegos de mesa, de construcción y los pasatiempos como la sopa de letras, entre otros, ayudan a potenciar y desarrollar el nivel de atención, ya que requieren un estado de vigilancia sostenida.

Los juegos de atención y memoria cumplen varias funciones, todas beneficiosas para el niño pues le ayuda a:

  • Interpretar estímulos visuales y espaciales
  • Desarrollar la agudeza y la asociación visual
  • Concentrarse y prestar atención a los detalles
  • Aumentar la capacidad cognitiva
  • Estimular la memoria en su totalidad
  • Fomentar la constancia.

Si has observado que tu hijo parece que no te oye cuando le hablas o se distrae con facilidad, hace sus tareas de forma rápida y sin importarle mucho el resultado o deja las cosas sin terminar, es el momento de empezar a aplicar una estrategia para aumentar su nivel de atención.

A continuación te doy una lista de actividades y juegos que pueden ayudarle a concentrarse:

Colorear dibujos y pintar mandalas: Colorear determinadas zonas de un dibujo desarrolla la agudeza visual, potencia la motricidad fina, desarrolla la paciencia y la creatividad, a la vez que produce una sensación de calma y serenidad.

Completar un dibujo: Las actividades de integración visual, como lo es completar un dibujo uniendo varios puntos, también ayudan a estimular la atención; pero es necesario que el niño pueda ver la imagen en su mente con claridad.

Los laberintos: También deben ser considerandos y es que estos además de estimular la atención trabajan en el desarrollo de otras competencias como la motricidad fina, la percepción y memoria visual, la espacialidad y la orientación.

Encontrar las diferencias o buscar un objeto entre muchos: Observar dos dibujos aparentemente iguales en busca de las diferencias potencia la atención selectiva; de igual forma sucede cuando se busca un objeto particular dentro de un dibujo, como el caso de Buscando a Wally. Estas actividades se recomiendan para niños a partir de 4 años.

Rompecabezas: Los hay para varios rangos de edad, los rompecabezas para los niños más pequeños suelen tener pocas piezas de gran tamaño y representar figuras simples; a medida que sube el rango de edad también aumenta la cantidad de piezas y la complejidad de la ilustración.

Juego de memoria (encontrar parejas): Ayuda a entrenar la memoria visual, aumenta la atención y la memoria a corto plazo y potencian la agilidad mental. Si quieres agregar más diversión, proponle a tu hijo que haga su propio juego de memoria: corta círculos o cuadrados de cartulina y que dibuje las parejas, para luego jugar con ellas.

Recordar los objetos: Se escoge un número de objetos pequeños que se muestran durante un minuto y luego se cubren con un pañuelo; los jugadores tienen que ir diciendo el nombre de los objetos que recuerden hasta nombrarlos todos.

Juegos de construcción: Los Lego, Mecano, Jenga y otros juegos de construcción ayudan a desarrollar la motricidad fina a la vez que aumentan el nivel de concentración y estimulan las habilidades cognitivas. También son buenos para aprender a manejar la frustración.

Juegos de cartas y tableros: Los juegos de cartas y los tableros con fichas como el ludo o parchís, las damas chinas, el dominó y el ajedrez estimulan diferentes aspectos relacionados con la personalidad como la concentración, la lógica, la capacidad de deducción y la paciencia.

Sin repetir: Cada participante va diciendo por turnos el nombre de los objetos que se encuentran a la vista sin repetir los que ya han sido mencionados porque entonces pierde.  Es un juego ideal para que los niños desarrollen la concentración, la agudeza visual y la memoria. También puede jugarse mientras van de paseo en el auto usando nombres de animales, alimentos o colores.

Sopas de letras, sudokus y crucigramas: Estos pasatiempos ayudan a desarrollar estrategias de atención, memoria, lógica y razonamiento a la vez que potencian la agilidad mental, ayudando a mantener el cerebro activo y despejado.

Recordemos que uno de los objetivos del juego es que el niño pueda disfrutar, divertirse y al mismo tiempo aprender acerca de su entorno, ya sea de manera consciente o inconsciente.

Otro punto a tomar en consideración es estar atentos a las señales que muestre tu hijo frente al juego: Si se le ve poco atento o disperso, quizás se deba a que la dinámica propuesta no está a su nivel o que, por el contrario, lo sobrepase y le resulte muy difícil.

Por lo tanto debes buscar actividades que le resulten interesantes y que estén a la altura de su madurez y de sus capacidades, pero al mismo tiempo, que sean retadoras o de lo contrario se aburrirá rápidamente.

La creatividad es una habilidad que todos poseemos, aunque en algunos está más desarrollada que en otros, por lo que, si sientes que tu capacidad de crear aún es limitada en el área de juegos, recuerda que siempre puedes contar con especialistas en el área infantil para brindarte la ayuda que necesitas.
¡Yo estaría encantada de ayudarte!

Related Posts
Leave a Reply

Your email address will not be published.Required fields are marked *