Libros para niños: cómo elegir según la edad

Al igual que los juguetes, los libros deben estar presentes en la vida del niño desde muy temprana edad; primero será un objeto más pero a medida que vaya creciendo y con tu ayuda, le ayudarán a descubrir y comprender el mundo que le rodea.

Por lo general las editoriales dividen los libros por edades y lo señalan en las tapas, pero ello debe tomarse como una sugerencia más que una regla, porque entre niños de una misma edad pueden existir diferencias relacionadas con el gusto, la personalidad y el entorno, entre otros factores.

A la hora de escoger un libro para niños debes tomar en cuenta los intereses y habilidades particulares. Piensa en lo que le gusta y en lo que está viviendo: ¿Está aprendiendo los colores o a contar?, ¿le gustan los animales?, ¿tiene un nuevo hermanito?

Por otra parte, y al igual que los adultos, los niños necesitan un menú de lectura variado, que combine historias reales y fantásticas, con información precisa o que inviten a dejar volar su imaginación.

A medida que vaya creciendo y aprenda a leer te recomiendo que le ofrezcas libros sencillos que refuercen su confianza en su capacidad para leer e interpretar las historias pero también otros que constituyan un reto para él, ya sea por su lenguaje, extensión o complejidad.

Aquí te doy una guía por edades que puede serte útil a la hora de escoger, pero recuerda que debes pensar en sus gustos, intereses y capacidades:

De 8 meses a 2 años

El libro debe convertirse en un objeto familiar para el bebé, de manera que vaya desarrollando poco a poco su afición por la lectura. En esta etapa busca:

  • Libros no tóxicos de cartón, plástico, tela, de encuadernación resistente y puntas romas que puedan morder, chupar y manipular fácilmente.
  • Libros con imágenes que muestren objetos y personajes cotidianos, como juguetes, animales o alimentos.
  • Cuentos con ilustraciones llamativas y de colores vibrantes, con historias breves y trama sencilla.
  • Libros con texturas, ventanas, solapas o que emitan sonidos que puedan llamar su atención.

Lee en voz alta y señala al mismo tiempo las ilustraciones para llamar su atención y que aprenda a identificar los personajes de la historia.

De 2 a 6 años

En esta edad los niños comienzan a entender el mundo que les rodea, por lo que es bueno introducir los primeros libros de información. Las ilustraciones son muy importantes porque la reacción visual suele preceder al entendimiento verbal. En esta etapa busca:

  • Libros de conocimiento sobre colores, animales, vehículos, números, etc.
  • Cuentos ilustrados con historias un poco más largas pero de trama sencilla, fácil de comprender.
  • Libros de imágenes sin palabras que inviten al niño a contar una historia propia.
  • Canciones ilustradas, libros con rimas o juegos de palabras.
  • Libros troquelados que ofrezcan la posibilidad de interactuar.

A menudo los niños piden que les lean el mismo libro más de una vez y algunos llegan a aprenderse de memoria sus cuentos preferidos.

De 6 a 9 años

En este período se inicia el aprendizaje de lectura y los libros deben adaptarse a la capacidad del niño. Busca libros que le resulten interesantes y le ayuden a reforzar su confianza como lector:

  • Cuentos maravillosos de hadas y de personajes extraordinarios, fábulas, historias con niños como protagonistas. Narraciones en las que haya mucha acción.
  • Libros de actividades: cocina, manualidades, experimentos.
  • Libros de adivinanzas, acertijos y trabalenguas
  • Libros de conocimiento con fotografías o dibujos y textos breves.
  • Novelas de capítulos breves y colecciones de cuentos, historietas ilustradas.

A través de los cuentos, ya sean fantásticos o de escenas cotidianas, el niño ve reflejada su propia realidad y descubre el mundo que les rodea.

De 10 a 12 años

Ahora que tu hijo ya sabe leer, es conveniente que tenga una lista variada de géneros, con historias reales y fantásticas, así como libros de información.

  • Novelas fantásticas de aventuras en reinos imaginarios, de viajes, de detectives, de terror…
  • Libros de conocimiento sobre animales, deportes, el espacio, personajes o etapas históricas.
  • Novelas realistas que retraten experiencias cercanas o bien retraten experiencias de otras culturas.
  • Narraciones con diálogos abundantes y con algún toque de humor.
  • Series de buena calidad que puedan reforzar la experiencia de lectura en cada nueva entrega.

Cómo estimular la lectura

Leer es una actividad maravillosa porque potencia la imaginación, ayuda al niño a aprender, a divertirse solo y también favorece su capacidad de concentración y de comprensión. De allí la importancia de inculcar y fomentar en tu hijo el gusto por los libros desde que es pequeñito.

Sin embargo, es muy importante que leer no sea algo impuesto porque entonces causará el efecto contrario: que lo vea como una obligación en lugar de una diversión.

A continuación te doy algunos tips para que tu hijo se enamore de los libros:

  • Establece una rutina diaria, por ejemplo, leer al final de la tarde o antes de dormir.
  • Deja que él mismo escoja el libro que le vas a leer.
  • Busca libros digitales interactivos que le permitan construir sus propias historias.
  • Anímalo a escribir e ilustrar sus propios cuentos, o bien, que invente una segunda parte de esa historia que tanto le gustó.
  • Interésate por su lectura: compartan opiniones sobre los personajes y las historias
  • Averigua cuáles son los géneros o historias que más le gustan y busquen títulos juntos.
  • El ejemplo es la mejor manera de promover la lectura de los más pequeños, los padres y abuelos lectores son modelos a seguir.
Related Posts
Leave a Reply

Your email address will not be published.Required fields are marked *