Estimulación sensorial: Aliada en el desarrollo de tu hijo

Mamis y papis, puedo decirles que son innumerables los beneficios que tiene la estimulación sensorial en los niños. De hecho, a lo largo de los años, diferentes estudios médicos han destacado la importancia de la estimulación sensorial para el desarrollo de los niños; incluso desde que están en la barriga.

La estimulación sensorial se trata de un conjunto de actividades, técnicas y ejercicios que ayudarán a tu hijo en su crecimiento tanto físico como mental.

La estimulación durante el embarazo crea un vínculo relevante no sólo para el desarrollo del bebé sino también para los padres, porque va creando en ellos el hábito de incentivar positivamente a su hijo haciendo que el lazo que los conecta sea aún más fuerte.

De hecho, es natural observar a papá y mamá practicar la estimulación prenatal aún sin estar conscientes de ello: acarician el vientre materno, le hablan a su hijo, le cantan e incluso hay quienes les leen cuentos. Hay mamás que ponen música, bailan o se ejercitan durante el embarazo.

Una ventaja de la estimulación de tu bebé durante sus primeros meses de vida es que te permitirá descubrir tempranamente si hay trastornos en el desarrollo o problemas de aprendizaje y prevenir alteraciones cognitivas, motoras, psicológicas y sociales.

Estimulación prenatal

Tu bebé es capaz de percibir, desde tu vientre, algunos estímulos del exterior; aquí te doy algunas ideas para que trabajes en base a sus sentidos:

Tacto: A partir de la sexta o séptima semana tu bebé reaccionará a los diferentes grados de presión sobre tu vientre, como caricias y masajes. Responder a sus movimientos presionando sobre la zona donde lo has sentido es una forma de interactuar con él.

Oído: Habla con tu bebé, ponle música, utiliza algún instrumento o comparte con él de los sonidos de la naturaleza; ten en cuenta que su oído será más sensible a partir de la semana 14 de gestación.

Vista: La visión del niño es completa a partir del cuarto mes; haz juegos de luces con una linterna sobre tu vientre (apágala, enciéndela, muévela de un lado a otro) para atraer su atención y provocar una respuesta. De vez en cuando ponte un rato al sol para que también le llegue el calorcito.

Los primeros años

Los niños tienen una disposición natural al aprendizaje desde que nacen y es durante los primeros tres años de vida que se establecen las conexiones neuronales más duraderas. La estimulación sensorial juega un papel determinante en esta etapa porque es cuando se desarrollan y maduran capacidades esenciales en distintas áreas: 

Área del lenguaje: Los niños aprenden a hablar por imitación de los sonidos pero también por los movimientos de la boca, por eso es importante hacer énfasis en la vocalización, pronunciando bien y hasta exageradamente cada palabra. Haz movimientos con la boca, los ojos, las cejas… de esta manera irá reconociendo las diferentes expresiones de tu cara.

Área cognitiva: Leerle un cuento dándole distintos tonos de voz a los personajes, identificar los elementos de las ilustraciones o imitar el sonido de los animales le ayudará a tu hijo a ir adquiriendo conocimientos sobre el mundo que lo rodea.

También la música estimula la actividad cerebral, como se ha demostrado en varios experimentos. Un sonajero, una pandereta, un pianito le ayudarán a coordinar movimiento y sonido.

Área sensoriomotriz: Se trata de potenciar su capacidad física y motora a través de ejercicios y juegos que lo ayuden a desarrollar la motricidad fina (habilidad manual) y gruesa (habilidad motora); los gimnasios para bebés y los juguetes son tus mejores aliados.

Los masajes también son muy efectivos, pues el contacto de tus manos con su piel refuerzan la conexión entre los dos a la vez que le ayudas en su desarrollo muscular. Comienza con un masajito y luego haz ejercicios con sus piernas y brazos. 

Área afectiva y emocional: El contacto físico entre el niño y sus padres es fundamental: deben abrazarlo, acariciarlo, tocarlo con afecto y también sonreírle, mirarlo a los ojos y llamarlo por su nombre desde chiquitito para establecer un fuerte vínculo afectivo entre ellos. En un futuro esto le ayudará a relacionarse de forma positiva con otras personas.

En los bebés prematuros la estimulación temprana es muy importante para su buen desarrollo físico, cognitivo y emocional.

Prepara el terreno

Para lograr una atención total del niño durante los ejercicios de estimulación es importante tomar algunas precauciones antes de empezar:

  • Establece una rutina organizada para que su mente y su cuerpo estén a la expectativa y atentos al estímulo.
  • Asegúrate de que tu bebé esté en buena condición antes de comenzar: que haya dormido lo suficiente, dale de comer, cámbiale el pañal y ponle ropa cómoda con la que pueda moverse libremente.
  • Elimina cualquier elemento que pueda distraerlo: apaga el televisor y silencia el teléfono móvil; aleja cualquier objeto que no forme parte de la actividad.
  • Muéstrate afectuosa durante los ejercicios y celebra cada uno de sus pequeños logros. Un niño que recibe atención y amor será un adulto más seguro emocionalmente y se desenvolverá mejor socialmente.

La estimulación sensorial permitirá reforzar la motricidad fina que es la que permite coordinar movimientos pequeños, como los de los dedos y muñecas; así como la motricidad gruesa que tiene que ver con actividades que requieren más esfuerzo de los músculos, como caminar, correr o saltar. 

Conociendo a tu hijo

Hay niños hipersensibles a quienes les molestan los sonidos, son resistentes a los cambios y manifiestan conductas iracundas cuando estos ocurren; de allí la importancia de mantener algunos patrones y horarios para la estimulación, el descanso y las comidas.

Las rutinas de juegos que se utilicen con ellos deben adaptarse a su forma de ser, evitando cambios bruscos que puedan alterarlos y usando siempre la anticipación para prever cualquier situación que pueda incomodarlos.

En el otro extremo están los niños hiposensibles, que necesitan de una gran cantidad de energía y movimiento constante para sentirse estimulados.

Esta conducta nos indica que hay que incluir actividades que los anime y los mantenga alertas y expectantes, de forma que se sientan motivados a participar y recargar su energía.

Al final, conocer a tu hijo hará que esa conexión irrompible sea aún más sólida y consistente, te enseñará además la manera propicia de trabajar con él y te llevará a consolidar una relación basada en la autopercepción, el respeto y el amor.

Si quieres ideas de actividades sensoriales para tus hijos te recomiendo mi EBook 20 actividades sensoriales disponible en min tienda on line.

Related Posts
Leave a Reply

Your email address will not be published.Required fields are marked *